Nuestras Actividades

Visitas de articulos

Vista de impactos Artículos
77419

Colaboradores

 

TESTIMONIO DE UNA HERMANA QUE VIVE CON UNA PERSONA CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL:

- ¿Tienes algún recuerdo respecto al nacimiento de tu hermano/a con Discapacidad Intelectual (DI) o lo que supuso en tu familia? ¿Cómo lo viviste?
* Tenía unos cinco años cuando mi hermana nació. 
Recuerdo ir acompañada de mi familia a visitar a mi madre al hospital, entrar en la habitación y ver a mi madre sujetar en brazos, y tapada con una manta blanca, a mi hermana. Me senté en una silla y me dejaron sostenerla en mis brazos, nos miramos y desde ese momento tan mágico, tan especial, supe que pasara lo que pasara, siempre estaríamos juntas.
En mi familia supuso todo un acontecimiento con emociones, risas y, debido a las fechas tan navideñas, un gran banquete. Sin embargo, recuerdo que pasaban los días, las semanas, los meses, y notaba a mis padres preocupados por algo que yo, por mi corta edad, no alcanzaba a entender. 

Ahora sé que lo que les preocupaba era que mi hermana sería diferente. 
Después de siete meses en los cuales mis padres movieron cielo y tierra para encontrar respuestas, tuve que implicarme para que mi hermana, al verme como un modelo a imitar, realizara los ejercicios de estimulación y psicomotricidad. 
Gracias a la imitación y no a la obligación de realizar esos ejercicios, fue como aprendió todo lo que hoy en día sabe hacer: Gatear, hablar, masticar, manipular objetos, andar… 
Eso quiere decir que los hermanos/as de niños/as con discapacidad intelectual, tenemos un papel muy importante desde el primer día, y que, gracias a nuestra colaboración, nuestros hermanos salen adelante.
- ¿Crees que ser hermano/a de una persona con DI conlleva diferencias respecto a serlo de una persona sin DI? ¿Cuáles?
* Por supuesto.
En mi caso, las diferencias fueron más notables cuando empecé el instituto, nuevo domicilio, nuevos compañeros, intentar encajar…
Nos mudábamos de Zaragoza, donde dejaba a los amigos que había conocido desde los 7 hasta los 12 años, y nos íbamos a Pinseque. 
Muchas veces te encuentras con personas que sienten lástima por ti y se compadecen cuando les cuentas que tienes una hermana con discapacidad intelectual, y entonces te tratan con cariño, respeto e intentan ayudarte, a pesar de no saber qué necesitas. Otras, sin embargo, se aprovechas de esta situación, te ven como una presa fácil, débil, y te hacen daño, te hunden, te hacen el vacío, bulling… todo con tal de que no destaques o, en mi caso, no hables más de la cuenta.
Éste motivo y otros, fueron los causantes de que con 12 años, sufriese ataques de ansiedad. También sufrí acoso escolar, entre otras cosas, por tratar de defender a mi familia y, sobretodo, a mi hermana. Me sentía sola e incomprendida, sin ayuda de nadie, salvo de mi familia y de mis mejores amigos, los cuales no estaban cerca para calmar mi soledad. No quería ir al instituto, estaba harta de que todos me mirasen como un bicho raro por no ser igual que ellos, por no hacer las mismas cosas que hacían ellos, por tratar de ser diferente.
- ¿Cómo ves el futuro de su hermano/a con DI? ¿Cómo ves tu papel en él?
* Veo que desde que nació hemos conseguido mucho, que nos decían que no iba a hablar, a reír, a llorar, a comer sola… y ahora mismo, aunque con “Pepito Grillo” diciéndole lo que tiene que hacer, es capaz de hacerlo. Espero mucho de ella, al fin y al cabo es mi hermana, y aunque a veces discutamos o la corrija en cosas, la quiero y siempre estaré ahí para ella.
Mi papel, al igual que cuando era pequeña, es fundamental en su vida, soy su punto de referencia para aprender cosas.
Cuando mis padres falten, seré yo quien cuide de ella, será mi responsabilidad y seré yo quien la ayude en todo lo que pueda y busque lo mejor para ella.

- Qué necesidades tienes como hermano/a? ¿Qué esperas de FEAPS Aragón?
* A veces son cosas tan simples como relajarme, desconectar o que me escuchen, otras veces necesito ayuda, contarle a alguien más mi situación, cómo estoy emocionalmente, compartirlo y que alguien ponga su mano en mi hombro y me tranquilice.
También pienso que el día de mañana necesito a mi lado una persona que entienda y acepte a mi hermana tal y como es, y que me ayude con ello. Creo que la pareja es uno de los pilares fundamentales tanto si es el padre, como si es el novio/a de uno de los hermanos. Evidentemente no se le puede obligar a aceptarlo, pero si concienciarle poco a poco y que entienda que esto es lo que hay, que no se puede volver a atrás y que es algo normal que con el tiempo entenderá y aceptará.
El problema que tenemos los hermanos, o al menos yo, es el miedo a que nadie lo entienda como tú, miedo a acabar solos, sin un apoyo… 
Necesitamos un apoyo fuera de nuestra familia, un buen amigo, alguien con una situación parecida, un novio. 
De FEAPS Aragón espero muchas cosas: charlas, relajación, información, ayudas…
Pero sobretodo, que sigan luchando por el bienestar de estos chicos/as que son maravillosos, y juntos, seguiremos adelante.